Установка CMS Joomla

Fútbol-control: dícese de la idea balompédica consistente en tener casi siempre el balón, nunca poner tu portería en peligro y llevarte los tres puntos a casa. Concepto que resume con precisión el juego practicado por la ACSACE en la presente edición de la Liga de Cuerpos, pasado ya el ecuador del torneo.

 

Master en futbología

Lo que en los corrillos futbolísticos empieza a conocerse como el “marcosistema”: 3 centrales echando el cerrojo, dos carrileros con alma de correcaminos, triángulo mágico en el centro del campo y pareja de goleadores arriba, dio una vez más sus frutos. La portería estuvo esta vez defendida por Toni Varela, con Marco Romero, Manu Garrido y Berni Caballero por delante. El otro caballero, José María, por una banda, Julio Poyo por la opuesta y un trivote definido por Jano Remesal y los Albertos Salcines y Manzano. Arriba Marcos Tébar y Rafa Carazo. El lujo de banquillo estuvo esta vez formado por Álvaro Navas, Juanma Contreras y Régis Pinsard. De todo un poco, y todo virtuoso. Ello a pesar de las numerosas bajas con las que llegaba el equipo ACE al soleado mediodía del sábado Complutense, sobre todo de mediocampo hacia abajo: Fer Martín ya viendo la luz al final del túnel, Emilio Viciana, Borja Álvarez y los javieres, Jiménez y Domínguez, no fueron esta vez de la partida.

Los primeros minutos sirvieron de tanteo, alguien diría que por miedo, quizá recordando ambas escuadras la locura de partidos que les enfrentaron el año pasado, con 7-6 final para los de la ACSACE en la ida y 4-1 en contra en la vuelta. Pero de eso hace mucho, hoy el combinado ACE es más serio, solidario cual ONG de la pelota, robusto. Manejan los de rojo el ritmo del partido, van poco a poco tejiendo una malla de pases y desmarques. Y cuando te quieres dar cuenta, te han ganado. Una ocasión de Carazo primero, un par de cambios de juego de Tébar dignos del premio Cervantes después, un caramelo del arquitecto Marco hacia Salcines que no terminó en gol de vaselina porque un defensa inspector se disfrazó de pulpo sacándola bajo palos… Todo correcto.


Del 0-2 al 1-0

Mediada la primera parte llegó el momento Varela. Un par de rápidos contraataques de la Intervención de Hacienda terminó con peligrosos remates, de esos que lo lógico es que acaben en saque de centro. Pero ahí estaba Toni V para cerrar la puerta y mantener al equipo TAC en el partido. Hay portero. Minutos clave, verse por detrás en el marcador suele ser sinónimo de angustia, y de la angustia nada bueno puede salir. Como si de una bofetada de realidad se tratara, la doble oportunidad de los de amarillo supuso el espaldarazo final al juego ACE. Aún no lo sabía, pero a partir de ese instante el gato Varela se convertiría en un espectador más. Le quedaban 60 minutos por delante para disfrutar del toque-toque-toque de los suyos.
Pero recordemos que el fútbol es un juego de 11 contra 11 en el que gana el equipo que más goles mete. No gol, no party. Al filo del descanso, el dámela-y-devuelvo de los de rojo se materializó por fin. Triangulaciones varias en medio campo, interventores persiguiendo un balón que cada vez tocaban menos, pase al hueco y cuando el juvenil público pensaba que Navas cargaba la pierna para chutar, no, elegante pase de la muerte y Tébar reserva pensión completa para la pelota dentro de la portería rival. Gol psicológico, dicen los entendidos. Sin apenas tiempo para más, jugadores al túnel de vestuarios. Satisfacción. Me encanta que los planes salgan bien, parecían pensar los ACE.


Y al final… la vida sigue igual

La segunda parte fue digna del Club de la Comedia. No porque se contaran chistes, sino porque fue un monólogo. Monólogo TAC, se entiende. Sólo la mala suerte (dos tiros al palo, ocasiones a bocajarro, disparos desde la frontal…) impidió el segundo gol de la ACSACE. Siendo sinceros lo impidió la suerte, pero también el juego duro de los Inspectores. Varias entradas a destiempo, sin maldad pero innecesarias, fueron las únicas aportaciones de los de amarillo a la segunda mitad del partido. Sólo faltó cerrar el choque con un segundo, tercer o incluso cuarto tanto, habitual asignatura pendiente. Tébar, rey del primer toque, dio un recital de fútbol sencillo que quizá pongan esta semana en vídeo en las escuelas infantiles. Los carrileros convertían la defensa en línea de 5 cuando hacía falta, y el carrusel de cambios no hizo temblar la fisonomía del conjunto ACE, demostrando que este grupo de compañeros se ha transformado en un EQUIPO.

Nueva victoria. Otra vez la portería a cero. Dos verdades que empiezan a pagarse muy baratas en las casas de apuestas. Iniciada ya la vuelta de clausura del torneo, los de rojo pueden presumir de haber ganado todos los partidos disputados y de haber recogido la pelota de su portería en solo dos ocasiones en cuatro partidos. La Liga de Cuerpos se dirige inexorablemente a un mano a mano entre la ACSACE y los Interventores de Hacienda, el otro equipo invicto hasta el momento. Aún han de enfrentarse dos veces entre ellos, la primera pronto, muy pronto. El fútbol-control busca controlar el campeonato.

thumbnail IMG 20170114 WA0007

Jugadores del equipo de la ACSACE 

ÚLTIMAS NOTICIAS

Con el fin de mejorar los servicios este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.
MÁS INFORMACIÓN ACEPTO

Acceda a su cuenta