Установка CMS Joomla
ACSACE_SLIDES11

Muchos funcionarios se irán de vacaciones con un ingreso adicional. Un mes después de cobrar la extra de verano, los empleados públicos de toda España empezarán a cobrar este mes de julio el aumento salarial del 1% y una paguilla por los atrasos acumulados desde enero, concretamente, percibirán una paga de 100 a 200 euros por los atrasos. El incremento está 0,5 puntos y 0,7 puntos por debajo del IPC en España y en Catalunya.

Según El Periódico, la demora en la aplicación del incremento retributivo se debe a la larga y tardía tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado del 2017, en los que se incluye la subida salarial del personal a cargo de la Administración del Estado que también es obligatoria para el resto de organismos públicos.

Los tres millones de funcionarios contabilizados en todas las administraciones españolas percibirán una paguilla media de alrededor de 100 euros a 200 euros por la aplicación retroactiva del 1% de enero a junio. En el caso de la Administración del Estado, la Generalitat y otros organismos locales y autonómicos, esa paguilla se abonará en la nómina de julio, que ya tendrá incorporada la actualización de las tablas salariales.

ACUERDOS EN ADMINISTRACIONES

Otras administraciones han acordado otras fórmulas de pago aplazadas o fraccionadas. Por ejemplo, en el caso de la Diputación de Barcelona la regularización de los atrasos se hará, por motivos técnicos en la confección de las nóminas, entre septiembre y noviembre para todos los conceptos.

Sin embargo, la paga de atrasos y el 1% de incremento para el 2017 dejan a los empleados públicos en una situación de pérdida de poder adquisitivo. En el conjunto de España, la subida supone un retroceso de 0,5 puntos en el poder de compra ya que el índice de precios de consumo subió hasta junio el 1,5%. En Catalunya, la pérdida de poder adquisitivo llega de momento a 0,7 puntos ya que la inflación se encuentra en el 1,7%.

Sigue leyendo el artículo original pinchando aquí.