Установка CMS Joomla
ACSACE_SLIDES11

Finanzas.com nos recuerda que la llegada de 2018 ha traido consigo la prórroga automática de los Presupuestos de 2017 como marca el artículo 134 de la Constitución en el caso de que no se hayan aprobado unas nuevas cuentas públicas.  Un escenario que empieza a ser una tradición, ya que también se produjo el año pasado. Si entonces el motivo fue la dificultad para formar Gobierno en España, ahora se debe a la crisis de Cataluña y la imposibilidad del Ejecutivo de Rajoy de contar aliados parlamentarios, principalmente el PNV, hasta que se normalice la situación política en la región.

Por tanto, hasta que lleguen unos nuevos Presupuestos -algo que en todo caso tardará aún meses- se mantienen las cuentas anteriores, lo que tiene varios efectos colaterales. Entre ellos, frenar las rebajas fiscales pactadas entre el Gobierno y Ciudadanos o impedir la revalorización de los funcionarios. Es decir, medidas con un impacto que no se pondrán en marcha y, por tanto, facilitarán el cumplimiento del déficit.

Ingresos y gastos

La principal consecuencia de la prórroga presupuestaria es que se mantienen los mismos ingresos y gastos del ejercicio anterior. De esta forma, todos los Ministerios u organismos públicos reciben idéntica cuantía aunque la previsión del Gobierno sea aumentar los ingresos. En realidad, en algunos casos la prórroga significa menos dinero, ya que deben descontarse aquellas partidas correspondientes a gastos que finalizaron en 2017. Por ejemplo, el importe destinado a la construcción de una carretera que se finalizó el pasado ejercicio no se mantiene

Funcionarios

Uno de los colectivos que también se ven afectados por la prórroga presupuestaria es el de los funcionarios, que verán su sueldo congelado. El Gobierno siempre ha mostrado su intención de revalorizar el salario de los empleados públicos en 2018 (un 1,5% es su propuesta), pero lo ha vinculado a unas nuevas cuentas públicas. Los sindicatos querían que se aprobase una subida sin esperar a los Presupuestos, como ha ocurrido con las pensiones (desde este lunes subieron un 0,25%). Eso sí, la revalorización tendrá carácter retroactivo desde el 1 de enero aunque las cuentas se aprueben más tarde. También queda en el aire la oferta de empleo público pactada (250.000 plazas en tres años).

Lee el artículo completo pinchando aquí.

Con el fin de mejorar los servicios este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.
MÁS INFORMACIÓN ACEPTO