Установка CMS Joomla
ACSACE_SLIDES11

A lo largo del año 2014 se han realizado numerosos actos para conmemorar el 50 aniversario de la creación del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado (visitas guiadas a instituciones del Estado, celebración de conferencias, una audiencia con Su Majestad Felipe VI, la entrega del I Premio de “Reconocimiento del CSACE al Servicio Público", etcétera). Y como colofón a un año de celebraciones tuvo lugar el pasado 18 de diciembre la presentación del libro Administradores Civiles del Estado (1964-2014): 50 años de servicio público, en la sede del Instituto Nacional de Administraciones Públicas (INAP).

La presentación del acto la llevó a cabo Manuel Arenilla, director del INAP, que comenzó alabando la labor de los protagonistas del libro, más de cincuenta ACE´s que a lo largo de las últimas cinco décadas han trabajado por lograr que estos años sean una de las etapa más importante en la historia de España: “Aquí hay personas que ponen de manifiesto la labor callada que hizo capaz la democracia e hitos como la entrada de España en la UE. Este libro es un homenaje no al Cuerpo sino sobre todo a la trascendencia de la labor irreemplazable de servicio púbico, de garantía de la libertad y del bienestar de los ciudadanos que representa estos hombres y mujeres”, afirmó Arenilla. Y recordó que la creación de un cuerpo técnico de funcionarios en 1964 supuso “un gran avance en la administración española. Los TAC nacen con una pretensión de modernidad”.

A continuación, Patricia de Las Morenas, presidenta de la Asociación, agradeció a Manuel Arenilla la colaboración y disposición para que el libro finalmente lograra salir a la luz: “Ese libro no hubiese existido sin Manuel Arenilla. Aunque el contenido lo hemos hecho entre todos, él ha hecho realidad este libro”. Tras el agradecimiento al director del INAP —y a Guadalupe Herranz Escudero, jefa del Departamento de Publicaciones, Estudios y Documentación de la INAP—, la presidenta explicó el origen de este proyecto, que tenía como objetivo dar a conocer la historia del Cuerpo: “Este libro surgió un día hablando con Carmen Hernández. Pensamos que con el 50 aniversario podíamos hacer algo para conocer mejor al Cuerpo”. Y anunció que después de la buena acogida que ha tenido esta publicación “se va a seguir haciendo más entrevistas a miembros del Cuerpo, que podrán verse en la página web de la Asociación”.

Después, Carmen Hernández Antolín, coordinadora del grupo de comunicación externa de la Asociación, recordó que la historia del Cuerpo es una historia colectiva: “Gracias a estas entrevistas se ha podido seguir la huella del Cuerpo, un reconocimiento colectivo. Cada uno de nosotros somos importantes, pero este libro pretende reconocer lo que hemos podido hacer todos juntos a lo largo de la Historia”. Y se mostró orgullosa con unas de las características de los ACE´s “Nuestro cuerpo fue pionero en igualdad; nuestro Cuerpo, dentro de la categoría de cuerpos superiores, fue el primero en incluirse a mujeres”. Y sugirió seguir avanzando, preguntándonos: “Qué nos hace distintos de otros cuerpos, qué es lo que tenemos que no se da en otros cuerpos”. Tras este interrogante, Carmen dio paso a cinco entrevistados. Cada uno de ellos —que representaba una década— explicó su paso por el Cuerpo.

Miguel Marañón, que durante el acto representó a los entrevistados de la década de los años 70, analizó su papel en estos años: “La década de los 70 recordada desde hoy es una etapa terrible y maravillosa a la vez. Comienza con la muerte del presidente del Gobierno —Carrero Blanco—, con la crisis con Marruecos por el Sahara, la creciente espiral de inflación, la muerte del general Francisco Franco. Pero, por otro lado, fue un tiempo de ilusión. Con la aprobación con Adolfo Suárez de la Ley de reforma política, se pasa de la dictadura a la democracia de la ley a la ley. Se pone en marcha un nuevo sistema democrático que nos ilusionaba, todos queríamos contribuir a la construcción de un nuevo edificio. Dentro de la administración pública estábamos convencidos en que si para algo servíamos era para servir nuestra labor de servicio público. Algunos se afiliaron en partidos, pero eso no interfirió en la profesionalidad, honradez y objetividad de los funcionarios”.

Los años 80 estuvo representado por Miguel Arroyo, quien recordó su paso por el Cuerpo en estos años: “Ingresé en al administración porque tenía vocación de servicio público, siempre he presumido de ello. La característica de los años 80 es el cambio. Llega un gobierno de izquierdas que provoca unos primeros años de radicalismo donde se producen episodios donde hay sectarismo y persecución del carnet del partido que había ganado las elecciones y que distribuye su poder a las personas afines, esto contradice al liberalismo de la UCD donde no hubo inquina hacían nadie donde incluso se nombraron cargos con otros ideología. Con la UCD se destaco más la profesionalidad que con el PSOE”. Y como ACE que ha trabajado en el sector privado y público, explicó a los asistentes las diferencias que ha encontrado a lo largo de su vida en ambos sectores “El sector privado encontramos un ámbito de creatividad mayor que el de la administración, pero de una menor libertad de los empleados. Para sintetizar la diferencia entre ambos es que el sistema privado es más eficacia en incentivos, de incentivos positivos y negativos. En lo público aprendí lo ético, lo moral”. Y finalizó su intervención recalcando: “Quiero rendir mi tributo a los funcionarios, cuyo en espejo me fijaba, por su entrega, su sacrificio y su competencia”.

Carmen Becerril, de la década de los años 90, explicó que “la década de los 90 es el colofón del siglo XX. Es la década de internet, de teléfonos móviles, es también la década cuando se celebra la Cumbre de Rio, la primera en que se habla del clima climático. La década de los 90 es la década que se toma conciencia en la aldea global. En España se hace evidente con las Juegos Olímpicos en Barcelona y la Expo de Sevilla. España se sitúa en el mundo, aparece la imagen de España como un actor internacional real. Hubo dos movimientos: el de «miremos a fuera», y el de la liberalización energética y de las telecomunicaciones”. Y terminó su intervención reivindicando la figura del funcionario frente a las connotaciones negativas que a veces tienen los ciudadanos de ellos: “Yo siempre digo «Soy funcionaria»”.

La siguiente en participar en el coloquio fue Amparo Fernández, que representó a los entrevistados dentro de la década del 2000 a 2010: “Las capacidades individuales no son suficientes para hacer cambios, pero todos juntos sí hemos podido hacer una gran transformación en España. Los administradores hicimos mucho para que España se adecuara a los criterios de medio ambiente. En esta década Europa busca esa nueva era del conocimiento y muchos lo vivimos en el organismo turístico del Estado. Vimos que en el turismo los administradores civiles añadíamos una capacidad de modernidad en la organización y en el desarrollo tecnológico ”.

Lola Carrión, representante de la década de 2010 a la actualidad, explico que “la década anterior fue la década de los derechos civiles, se hicieron leyes contra la violencia de género, de la ampliación del derecho al aborto, del matrimonio homosexual… Y recordó la gestión que le toca hacer frente como delegada del Gobierno en Madrid del Movimiento 15-M y la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ)”. Y, al igual que Carmen Hernández, reivindicó el papel de la mujer en el Cuerpo y quiso citar a administradoras civiles que actualmente están ocupando puestos relevantes del Estado: “Las quiero citar porque sin duda se lo merecen, como Carmen Sánchez Cortés, Secretaria de Estado de Justicia; Pilar Fabregat, Directora General de Servicios en el Ministerio de Fomento; Lorena González, Directora del Instituto de Cinematografía; Marta Crespo, Directora Deneral de Relación con las Delegaciones del Gobierno; Alicia Pastor, gerente del Consejo de Administración del Patrimonio Nacional; María Pía Junquera, Directora General de Organización Administrativa y Procedimientos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas; Elena Collado, Directora General de la Función Pública; y Ester Arizmendi, Directora del Consejo de la Transparencia y Buen Gobierno.

Carmen Herández, encargada de moderar el debate entre los cinco participantes, concluyó la tertulia afirmando: “Tenemos retos, tenemos que ser la voz de los funcionarios civiles, tender lazos con otros cuerpos, trabajar de una forma más coherente. En definitiva, buscar a las mejores personas para los mejores cargos”.

El encargado de clausurar el acto fue Manuel Arenilla, cerrando el círculo de la presentación: “Nuestro Cuerpo es un cuerpo con vocación de servicio público, es un cuerpo coherente con la democracia, ha estado a la vanguardia y a la modernidad. Y es que la sociedad espera eso de nosotros. Contemplar a los que están hoy en esta mesa y leer las entrevistas a los protagonistas del libro es una buena manera de ver para qué nos crearon y ver qué hemos hecho en estos cincuenta años de vida”.

Al finalizar la presentación, la presidenta de la Asociación recordó a los asistentes la invitación a la copa de vino español por parte del INAP que sirvió como escenario para intercambiar opiniones y felicitar las Navidades entre los compañeros del Cuerpo que acudieron al acto.